click here to choose another color
menu

Por medio del entendimiento de las necesidades de los ciudadanos a través de dinámicas lúdicas, logramos un entorno de encuentro alrededor del “aprender” como una hábito “natural” de construcción de conocimiento a través del diálogo e intercambio entre las personas, el entorno construido y el paisaje natural.

Más que un edificio, el parque educativo es un espacio público en sí mismo. El proyecto se propone como un contenedor permeable, pensando en promover modificaciones constantes por parte del mismo usuario, dándole al edificio una naturaleza cambiante a la vez que es apropiada y activada por la comunidad.

La estrategia que utilizamos fue realizar talleres junto a los habitantes de Marinilla con el propósito de entender sus expectativas y deseos hacia el nuevo edificio.

Queremos incentivar dinámicas de apropiación del espacio que puedan crear relaciones inesperadas y fortalecer lazos dentro de la comunidad. Tanto las hamacas como las plantas han sido apropiaciones del espacio de parte de los usuarios.

Únete a la discusión

Join the conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *